A algunos les gusta mucho la limpieza

Diseño específico para el cliente: el molino de sala blanca GRS 180 con tolva de tajadera deslizante. (foto: Getecha).

GETECHA fabrica un molino limpio para sala blanca a prueba de polvo con tolva de tajadera deslizante.

Para una muy conocida empresa de procesamiento de plásticos, el especialista alemán en granulación Getecha ha desarrollado un molino diseñado a prueba de polvo para aplicaciones exigentes en salas limpias. El molino, a pie de máquina tiene una tolva con tajadera automática y caja de aspiración integrada y como no pueden escaparse las partículas de polvo ni el material molido, la zona que rodea a la máquina permanece libre de suciedad.

Hoy en día es muy frecuente que las empresas de procesamiento de plásticos deban cumplir normas estrictas en materia de limpieza. Es por este motivo que adoptan una amplia gama de medidas preventivas para mantener sus líneas de producción limpias. Así es como a través de Coscollola, su representante exclusivo para España, Getecha consiguió el contrato para desarrollar un molino que cumpliera los estándares de salas blancas (partículas <>1.0 μm) en el procesamiento de plásticos. Esto dio lugar a una innovadora solución de triturado: los molinos GRS 180 / GRS 300, que trabajan a pie de máquina de forma protegida contra el polvo y con su tolva de tajadera deslizante que impide la expulsión de material molido.

Pero hay más: El molino de sala limpia GRS 180 con diseño de doble tajadera. En este caso, la tolva de compuerta deslizante tiene dos correderas. (foto: Getecha)

Permanentemente limpio

El nuevo molino de sala blanca es una solución muy especial orientada al cliente que valora, de nuevo y muy positivamente, la experiencia en desarrollo de Getecha. La tolva de bloqueo por sí sola es un verdadero logro técnico porque: se pone en marcha mediante una señal externa (robot) o por control de tiempo; cuando el molino recibe la señal, la placa deslizante superior de la compuerta de la tolva se abre, deja entrar el material a triturar y se cierra después del tiempo predefinido (ajustable libremente); inmediatamente después, la trampilla de cierre inferior se abre y deja libre el camino hacia la cámara de corte.

En funcionamiento, una tajadera está siempre cerrada y ningún material molido –quizás una colada– puede salir ni tampoco es posible que el material molido se acumule en la tolva. Una ventaja adicional es el hecho de que la tajadera reduce significativamente el nivel de ruido gracias a su doble cierre.

Para garantizar un proceso de triturado continuo, el molino de sala blanca se ha dotado de una protección anti-atrapamiento controlada por sensores. Por ejemplo, se encarga de que la tajadera superior libere automáticamente de las coladas más compactas y de que se garantice un funcionamiento ininterrumpido. Una protección de seguridad en el borde superior de la tolva, que también está controlada por sensores, activa la parada de emergencia en cuanto alguien abre la tapa lateral de la tolva de alimentación.

El segundo aspecto destacado del nuevo molino de sala blanca de Getecha es la tecnología de sellado. Tanto la carcasa del molino, junto con el eje del rotor, como la caja de aspiración con sus conexiones de aspiración, están equipadas con juntas tóricas o anillos de sellado adicionales. Esto significa que no pueden escaparse partículas de polvo, mientras el equipo está en funcionamiento, y contaminar el entorno.

Una mirada al interior: cámara de corte abierta del molino de sala blanca GRS 180 con un diseño de protección contra el desgaste (por ejemplo, placas de desgaste bajo las cuchillas del rotor). Aquí puede verse claramente la junta tórica de la carcasa del molino (foto: Getecha).

Protección total contra el desgaste

El corazón tecnológico del GRS 180 / GRS 300 es un rotor de corte de tijera instalado de forma inclinada con placas de desgaste y una precortadora nitro carburada, que funciona en una carcasa separada del molino, lo que facilita la extracción de la rejilla y su limpieza. Todos los componentes relevantes (filtro, tolva, etc.) están diseñados para tener protección contra el desgaste. Los cilindros neumáticos y la tecnología de sensores están encapsulados; la unidad de mantenimiento y el bloque de válvulas están detrás de perfiles de protección. En funcionamiento continuo, el molino de sala blanca tiene un rendimiento de 35 kg/h (GRS 180) o de 80 kg/h (GRS 300).

Además, los equipos de Getecha ofrecen numerosas características que garantizan un alto nivel de fiabilidad del proceso y minimizan los costes de mantenimiento. Esto incluye, entre otras cosas, el control óptico de la correa de transmisión y el análisis de errores con una pantalla de texto claramente expresada, corte automático de la alimentación del molino cuando se abre y también cambio automático de la unidad de control entre los programas secuenciales “robot” y “tambor de separación”.

Al igual que en muchos otros casos, Getecha y Coscollola, su representante exclusivo en España, han suministrado el nuevo molino de sala blanca al cliente como un sistema completo, incluyendo la planta de recirculación de materiales. Esto significa que la empresa de procesamiento de plásticos obtuvo una solución de granulación personalizada para sus materiales de desecho y su entorno de fabricación.

Compartir esta entrada